Descendiendo el Volga

Por el río viajan en los barcos, los botes y los kayak. Por sus orillas en las bicicletas y los coches. Unos vienen aquí con las tiendas de campaña para pescar y nadar. Otros dan unos paseos cerca de los kremlines antiguos, escuchan las campanas de los monasterios y catedrales. Algunos quieren ver los mismos paisajes los que pintaban los pintores rusos famosos Levitán y Polénov. Y ver los mismos lugares donde creció el director de cine Tarkovski. Hay muchos sitios interesantes los que se puede visitar viajando por Volga.

Kaliazin en óblast de Tver

Cuando construían el embalse de Úglich decidieron inundar una gran parte de la ciudad. Desmontaron las casas de piedra en el centro histórico y explotaron la catedral. Se conservo solo el campanario de lo que querían hacer un faro. Hay leyendas que la campana empieza a sonar sola a la víspera de los acontecimientos históricos importantes. Otro símbolo de la ciudad es un enorme radiotelescopio, que pertenece al observatorio de Kaliazin, uno de los más grandes en Rusia, construido en el año 1990.

Úglich en óblast de Yaroslavl

Esta ciudad desempeñó un papel importante en la historia de Rusia: exactamente aquí murió (o fue asesinado?) el hijo menor de Iván el Terrible zarévich Dimitri despues de que se acabo la dinastía Rúrika. La ciudad tiene muchos lugares interesantes: dos monasterios de las mujeres y uno de los hombres, algunas iglesias y catedrales.

Además de la arquitectura rusa y los santuarios ortodoxos hay unos museos interesantes en la ciudad: el Museo de la vida ciudadana del siglo XIX, el museo local “Leyendas de Úglich” y un museo moderno de Energía hidráulica. Es necesario dar un paseo por la orilla de Volga y probar el queso de aquí que es uno de los mejores en Rusia.

Yaroslavl

Óblast de Yaroslavl es la provincia más famosa de Rusia y su capital es la ciudad del Anillo de Oro la que tiene más lugares de interés. Antes la llamaban “la ciudad de cien iglesias” pero ahora quedan solo treinta de ellas y a todas se puede ver en una visita. El mejor momento para ir a Yaroslavl es en verano cuando florecen las flores y en el principio del otoño cuando las hojas se vuelven amarillas.

Kostromá

El río Volga divide la ciudad en dos partes. Y las colinas pintorescas ciudades en ambas orillas permitieron a los arquitectos crear una silueta especial de la ciudad. Si vienes aquí en un barco de primera vista te impresiona la linea de la costa de la parte antigua de la ciudad con sus campanarios, los restos de las murallas defensivas.

El símbolo de Kostromá es la Plaza de Susanin la que se llama “sartén” entre los lugareños. Desde aquí empiezan las calles como los rayos del sol: este esquema la aprobó la emperatriz Catalina II. En dos pasos de la plaza hay un monumento de Ivan Susanin y el Monasterio Ipátiev donde el joven Miguel I Romanov fue nombrado zar.

Nizhni Nóvgorod

El río Oká divide la ciudad en dos partes poco relacionadas una con otra: la parte superior es histórica y de las oficinas, y la parte inferior es industrial y residencial.

Al llegar aquí saca tus zapatos mas cómodos porque es la ciudad para los paseos largos. Hay muchos lugares para observar en el centro. La ciudad es famosa por su Kremlin de piedra, por el escritor Maksim Gorki que nació aquí, por la fábrica de vehículos GAZ y por héroes nacionales Kuzmá Minin y Dmitri Pozharski los que defendieron el país contra la invasión polaca en el siglo XVII.

Volgogrado

Aunque el estatus de Volgogrado es muy provincial la ciudad no deja de sorprender a Rusia y a todo el mundo produciendo un record detrás de otro. Una de las estatuas más altas del mundo es la Estatua de la Madre Patria (85 metros). Una de las calles más largas de Europa es Vtoraya Prodolnaya (más de 50 km). El puente en el río Volga más famoso del país que ahora se llama El puente bailando. Y la casa más larga en el planeta que es un edificio de nueve pisos que tiene ocho (!) direcciones.

descendiendo-el-volga2

Y los habitantes de la ciudad nunca dejan de hablar de dos logros más importantes. Es la victoria en La batalla de Stalingrado. Y que las chicas de aquí son más guapas de toda Rusia. Aunque lo ultimo todavía no está confirmado científicamente.